Pastrana

Historia

Fotografía de la vista panorámica de la Villa Ducal de PastranaVista panorámica de laVilla Ducal de Pastrana

De origen probablemente íbero – Palaterna se llamó entonces -, fue destruida por el pretor romano Tito Sempronio Graco y reconstruida cien años después por el cónsul Paterno Paterniano, de quien tomó el nombre del Paterniana.

No se vuelven a tener noticias hasta que el moro Prasis -al hablar de Recópolis- la sitúa en el Tajo y dice: “Non lejos de Pastrana”. Posteriormente, en el siglo XII, el Rey Don Alfonso VIII, después de la conquista del castillo de Zorita, en poder de los Castro, la da, junto con Zorita de los Canes, a la naciente Orden de Calatrava. Esta Orden la engrandece con donaciones y privilegios y le concede el villazgo. Construye la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, después Colegiata, y una hospedería.

En 1541 el Rey Don Carlos I, consigue de los Papas Clemente VII y Paulo las bulas necesarias para enajenar bienes de las órdenes religiosas, y, usando de esta facultad, vendió la Villa de Pastrana, con los lugares de Escopete y Sayatón, a doña Ana de la Cerda, viuda de don Diego de Mendoza, Condesa de Mélito, autorizándola a construir una casa fuerte, que es el actual Palacio Ducal. Muerta doña
Ana, pasa el señorío a sus hijos don Gaspar Gastón y don Baltasar, los cuales la venden a Ruy Gómez de Silva, secretario y amigo de Felipe II, que casó con la célebre doña. Ana de Mendoza y de la Cerda y obtuvieron del Rey los títulos de Duques de Pastrana y Príncipes de Éboli.

Con los primeros duques llega para Pastrana su época de esplendor, pues gastan grandes sumas de dinero al crear la Colegiata. Traen moriscos de Granada para trabajar la seda, y Santa Teresa funda dos conventos de Carmelitas en 1569. Pero muerto Ruy Gómez en 1573, su viuda, la Princesa de Éboli, inicia una vida inquieta, que obliga a Santa Teresa a llevarse las monjas y por sus intrigas en la Corte con Antonio Pérez es encarcelada, sirviéndole de prisión su propio palacio, de donde no saldría hasta su muerte, siendo enterrada en la Cripta de la Colegiata.

Más tarde se suceden los Duques y, al trasladar éstos su residencia a Madrid, en el siglo XVIII, Pastrana inicia su vida rural.

En la actualidad Pastrana conserva el pintoresquismo de su trazado y el arte que tuvo en su pasada grandeza.

MonumentosVolver a navegación

Fotografía de la Fuente de Los Cuatro CañosFuente de Los Cuatro Caños

La Colegiata:

La Colegiata de Pastrana es una mezcla de estilos, gótico del s. XIV y renacentista del XVII.

La fachada es renacentista y en el interior destaca el retablo realizado por Matías Jimeno (pintor y retablero de Madrid formado en Italia) y el Museo Parroquial. El museo alberga varias piezas maestras entre las que destacan los tapices góticos del s. XV, tejidos por Grenier en los mejores talleres flamencos sobre dibujos de Nuño Gongalvez.

Otras obras del Museo son un Cristo románico ‘del s. XIII y pinturas de Carreño, Luis Fernández y El Greco, además de piezas artísticas e históricas de gran valor.

Palacio Ducal:

El palacio ducal que preside la plaza de la 1 lora es una muestra de la arquitectura renacentista de finales del s. XVI debida a Alonso de Covarrubias.

A los lados del Palacio, junto a sus torreones, se alzan los arcos que ponen en comunicación la plaza con la carretera por un lado ‘y con el entramado urbano por otro.

Plaza de los Cuatro Caños:

Fué centro de reunión social en vida del pueblo. En ella se encuentra la fuente de los Cuatro Caños que data dé 1731.

Calles y Plazas:

Recorrer las callejuelas de Pastrana, como la calle La Palma, El Heruelo, El Vergel o El 1 igueral, con sus casas blasonadas de salientes aleros, de rejas v balcones de forja labrada, y estampa renacentista, y visitar la PlazaAbajo o la Plaza de la Hora, hacen al viajero que se transporte a otra época, donde los caballeros calatravos deambulaban por esta villa castellana.

Colegio de San Buenaventura:

Construido en 1628 por orden de D. Fray Pedro González de Mendoza, con destino a Colegio y albergue de los niños que debían participaron sus cantos en las ceremonias religiosas de la Colegiata.

Casa de Moratín:

En ella se cree que Leandro Fernández de Moratín escribió algunas de sus obras como El Sí de las niñas.

Convento de San José:

Fundado por Santa Teresa y los duques de Pastrana en 1569. 1 convento es una reunión de casas. En una de ellas en el siglo XVII, se hizo la hermosa iglesia actual, de una sola nave y con un campanario de espadaña. Tiene cinco altares barrocos y una lápida de alabastro con el escudo de los Vegas. También es de destacar un Cristo de marfil italiano y un relicario de talla minúsculo. Una hermosa huerta rodea todo el convento, el cual está situado en la Plaza de San Avero, en donde además se halla una fuente con manantial propio.

Convento del Carmen:

Se encuentra en las afueras de la Villa Ducal.

Fue fundado por Santa Teresa de Jesús y en él se conservan recuerdos de la Santa y de San Juan de la Cruz.

Convento de San Francisco:

Fue fundado en 1460, construyéndose en diferentes épocas. Lo más antiguo de lo que hoy se conservan son los cuatro muros de cal y canto y la espadaña de la iglesia, que forman, junto con la ermita de Santa Ana y el Antiguo Hospital la bella plaza del Deán.

PersonajesVolver a navegación

Don Ruy Gómez de Silva:

Este caballero alcanzó el grado de secretario de máxima confianza de Felipe 11, quien le nombró príncipe de Éboli en el reino de Nápoles, duque de Pastrana, grande de España y clavero de Calatrava. Señor de Pastrana desde 1569 en que adquirió la villa, la llenó de mercedes y de industrias, llamando a Santa Teresa para fundar dos conventos carmelitas. Se casó con Ana de Mendoza y de la Cerda, conocida como princesa de Éboli.

Fotografía de Doña Ana de Mendoza y de la Cerda (Princesa de ɉboli)Doña Ana de Mendoza y de la Cerda
(Princesa de Éboli)
Fotografía ventana enrejada de la habitación donde fue recluida la Princesa de ɉboliReja de la habitación donde fue recluida la Princesa de Éboli

Doña Ana de Mendoza y de la Cerda:

Nació en Cifuentes en 1540, hija de Diego de Mendoza, príncipe de Melitó y duque de Francavila. Fue casada a los doce años con Don Ruy Gómez de Silva, por lo que fue distinguida con el título de duquesa de Pastrana, adquiriendo en calidad de consorte el de princesa de Éboli. Murió en Pastrana en 1592, tras pasar sus últimos años encarcelada por la justicia real en su palacio de Pastrana, encontrándose enterrada en la Cripta de la Colegiata de esta villa.

Don Pedro Gonzalez de Mendoza:

Hijo de los príncipes de Éboli, que alcanzó importantes puestos dentro de la jerarquía eclesiástica. Acometió las obras de ampliación de La Colegiata de Pastrana y edificó el Colegió San Buenaventura.

Santa Teresa de Jesús:

Acudió a Pastrana en 1569 a la llamada de los duques, fundando en la villa dos conventos, uno de monjas el de San José, y otro de frailes, el del Carmen.

San Juan de la Cruz:

Llegó a Pastrana en 1570 al convento fundado ‘, poco antes por la Santa, el del Carmen, y allí fue maestro de novicios.

Juan Bautista Maino:

Nacido en Pastrana en 1581 siendo uno de los pintores más importantes de España en su época.

Manuel de León Merchante

Nació en Pastrana en 1631 y llegó a ser uno de los grandes poetas y dramaturgos festivos del Siglo de Oro español.

Mariano Pérez y Cuenca

Nació en Pastrana en 1808, llegando a alcanzar, tras sus estudios de sacerdocio, el grado de presbítero y luego el de capellán en La Colegiata de Pastrana. Realizó en su pueblo una magnífica labor de defensa de los bienes muebles e inmuebles que se vieron afectados por la Desamortización de 1836.

Gracias a él contamos hoy con una interesante Historia de Pastrana editada por vez primera en 1858. Don Mariano murió en su villa natal en 1883.

Leandro Fernández de Moratín

Descendiente de pastraneros acudía por temporadas a esta villa, donde se cree escribió una de sus obras más importantes: El sí de las niñas.

GastronomíaVolver a navegación

Fotografía de un cordero asadoCordero Asado
Fotografía miel de la alcarriaMiel de La Alcarria

La gastronomía de Pastrana se enmarca en la tradición culinaria de las tierras de Guadalajara y especialmente de La Alcarria. El cordero asado y en caldereta, las migas, las gachas, la pesca, la caza y el morteruelo son algunos de sus platos más típicos.

Los dulces de Pastrana gozan de reconocida fama, especialmente sus yemas de Santa Teresa, sus bizcochos borrachos y un largo etcétera para endulzar el paladar más exquisito.

La Miel de La Alcarria está reconocida como la mejor del mundo por sus propiedades nutritivas. Entre sus variedades destacan la de romero, tomillo y espliego, las cuales poseen especiales propiedades terapéuticas para el organismo, y entre sus productos derivados la jalea real, el polen y el orujo de miel.

Arte y MuseosVolver a navegación

Fotografía de tapiz conservado en el Museo Parroquial de PastranaFotografía de tapiz conservadoen el Museo Parroquial de Pastrana

El conjunto urbano de Pastrana, de gran belleza, presenta un trazado típicamente medieval, aunque la mayoría de sus construcciones son de época renacentista. Entre sus muchos monumentos y edificios de interés artístico y arquitectónico, destacan el Palacio Ducal, obra de Alonso de Covarrubia y la Colegiata de Nuestra Señora de la Asunción.

Otros edificios religiosos de interés son el Colegio de San Buenaventura, construido en 1628 por orden de D. Fray Pedro González de Mendoza; el convento de San José y el del Carmen, situado fuera de la villa, siendo fundados ambos en 1569 por Santa Teresa de Jesús.

En las calles de Pastrana pueden admirarse ambientes y casas que son muestra interesante de la arquitectura renacentista. También se conservan restos de la muralla.

Para más información consultar la Web del Ayuntamiento de Pastrana